Entry-header image

Región del Maule

Te invitamos a descubrir el Maule, una región con una variedad de paisajes y atractivos que permiten desconectarse de lo urbano y cotidiano para encantarse con un paisaje único, donde se mezcla la costa, viñedos, precordillera y valles, termas, lagos, gastronomía típica, patrimonio, tradiciones, flora y fauna nativa, un sinfín de opciones que te brindarán la mejor experiencia. Su proximidad con Santiago y la excelente conectividad, permiten una grata estadía y descubrir un Maule mágico y variado que además ofrece amplia y variada infraestructura turística en todos los destinos.

La región debe su nombre al río Maule, “río de lluvia” en Mapudungún, el cual ha sido escenario de acontecimientos históricos relevantes, siendo el primer límite que conoce el imperio Inca en la lucha contra el pueblo mapuche. Talca es la capital regional, donde se concentra la administración regional, la fuerza comercial e importantes centros de estudios superiores.

Una ciudad en constante transformación y desarrollo, y desde la cual se accede a todos los atractivos maulinos dentro de una naturaleza que conmueve y que conecta con los sentidos. La Región tiene una superficie total de 30.269 Km2. m y está compuesta por las provincias de Curicó – Talca – Linares y Cauquenes con un total de 30 comunas.

Ubicada en el corazón de Chile, a 250 kilómetros al Sur de Santiago, en esta zona podrás conectarte con un mundo de naturaleza, aire puro, volcanes, montañas, ríos, playas, excelente gastronomía, galardonados vinos, y tradiciones chilenas.

Dueño de un agradable clima templado mediterráneo, el Maule es tierra fértil para la producción agrícola. En este lugar se alzan los enigmáticos cordones de la Cordillera de los Andes, donde nacen extensos viñedos que han logrado dar vida a rutas del vino y una envidiable oferta de enoturismo.

Sus playas y lagunas son ideales para practicar deportes acuáticos. Pero si prefieres el descanso, sus termas pueden convertirse en el lugar perfecto para disfrutar de unas vacaciones inolvidables. Y si te gusta caminar y respirar ese aire puro que caracteriza a todas nuestras Reservas Naturales, no puedes dejar de visitar Altos de Lircay y Radal Siete Tazas.

Conocido por su rica y variada gastronomía, combina frutas frescas con comida típica del sector.  No dejes de visitar su Ruta de las Caletas, donde conocerá sus costas y disfrutarás de sabrosos pescados y mariscos. ¿Los tuyo son los sándwich? En los pueblos interiores te puedes deleitar con pan amasado hecho en horno de barro y tortillas de rescoldo con queso de la zona, o contundentes platos típicos como cazuela y chancho en piedra, que te dejarán chupándote los dedos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.